Y, qué se yo,

Qué querés que te diga.

Sonreí mucho.

Con estruendo!

Cagar



Tengo el presentimiento de que me estoy cagando… 

¿Cagando de calor tal vez? 

¿Cagando de miedo? 

¿Cagando en la gente? 

¿O simplemente cagando por una necesidad fisiológica? 

La verdad no lo sé. Quizás lleve años tratar de encontrar una respuesta a este tipo de dilemas. 

La Real Academia Española (RAE) define al término cagar como “evacuar el vientre; manchar, deslucir, echar a perder algo; acobardarse (cagarse de miedo); para expresar desprecio por algo o alguien (me cago EN esto); para expresar enfado (me cago EN la mar, EN la leche, EN diez); cometer un error difícil de solucionar”.
¡Ojo! Los ejemplos son textuales (Sic). De más está decir que no se puede vivir sin cagar, ya que cagar es el placer de los dioses.
Cagó Roca, cagó Hitler, cagó Stalin, cagó Favaloro, cagó Bruera, cagaron todos, cagamos todos.
Es un proceso por el cual la comida digerida pasa a transformarse en una especie de ser sólido que si uno lo desea podría llegar a cobrar vida. Es una cuestión de actitud dijo un colega cagador rosarino.
Sin más preámbulos... me cago en vos y en tus mates dulces y fríos. 


Payanero Solitario

LA CARILLITA GALEANESCA

El mundo
Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. 
A la vuelta, contó. Dijo que habia contemplado, desde allí arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso - reveló - Un montón de gente, un mar de fueguitos.-
Cada persona brilla con luz propia entre todos los demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos, hay fuego de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chistas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear y quien se acerca, se enciende.
                                                 
El arte del dibujante.

En algún lugar del golfo de Corinto, una mujer contempla, a la luz del fuego, el perfil de su amante dormido.
En la pared, se refleja la sombra.
El amante, que yace a su lado, se irá. Al amanecer se irá a la guerra, se irá a la muerte. Y tambiién la sombra, su compañera de viaje, se irá con él y con él morirá.
Es noche todavía. La mujer recoge un tizón entre las brazas y dibuja, en la pared, el contorno de la sombra.
Esos trazos no se irán.
No la abrazarán, y ella lo sabe. Pero no se irán.



Enviados por El Pajarraco y Boa (el reptil que no quería ser burgués).



Glup!


Voy a dejar q mis parpados caigan
y como todas las noches voy a aprovechar
cuando todos se duerman para adelantar los
relojes...

Un día le pregunté a un amigo:
-"¿Quién habra sido el genio que inventó comer!, alimentarse!?"-
Y otro amigo que estaba ahí me dijo...
-"Nadie che; el ser humano come por instinto"-.

Siempre pensé que la gente que dice "-odio a mi jefe"- era idiota.
Hoy sentí ganas de rajar a puteadas a mi jefa...rrrrajjjjar a puteadas
hijjjja de reputtaa conchuda de mierda.          puta.

hahh...

pero la gente que dice -"odio a mi jefe"- es idiota de verdad.


Dante L'Redun

Reverberaciones de la cuarta luna


Sí flaco, te entiendo... la tenés llena de virus... Apenas te anda para revisar el correo y borrar el sinfin de mails que no sabés de dónde carajo provienen... y tus amigos, ni un sólo mensaje... Te entiendo flaco, te entiendo... Ese problema típico de Flash, de Java, de no se qué mierda de la internet, que se te traba todo y no podés descargar un video, un disco, ni esta revista del orto... Te entiendo flaco.

 Así que voy a publicar a continuación, algunas de las variedades artísticas de las que se nutrió la Cimarrón número cuatro.


Esto de ver aproximarse la noche, amigarse con ella y escuchar murga uruguaya, loco, me pone nostálgico. Siempre pasa lo mismo. Qué voces increíbles, cuántas letras memorables. Pucha che...

La 4ta ha salido!


Después de mucho cortar, pegar, pensar y matear, la Cimarrón nº 4 porá ha nacido. Gracias a tod@s!!!



Disfrute y difunde!!!






Link de descarga:
rapidshare.com/files/3283772274/N_4_RAIZ_DE_JACARANDA.pdf

Una mancha más al cimarrón



No salió la 4ta todavía, de juerga pura nomás, y ya tenemos algo para la número 5. Ella se llama Flor y envió este cuento muy interesante lleno de color. Bienvenida a Cimarrón nomás! 


Mancha

Prendió la luz, creyó que se podría encontrar ahí. Tuvo que dejar la luz prendida para volver  a dormir.
Abrió los ojos al escuchar que la llamaban por su nombre. No entendía bien si la llamaban desde la cocina o le susurraban al oído.
Al levantarse sus pies estaban congelados.
Encendió el televisor para ver la hora; el sol daba indicios  que era cerca del mediodía, lo que indicaba que llegaba tarde por tercera vez esta semana, y él estaría allí. El siempre estaba allí cuando los demás llegaban. Disfrutando minuto a minuto la demora.

Rápidamente entró en acción, lo primero que hizo fue buscar sus zapatos debajo de la cama. Metió la mano y no logró encontrar nada, impacientemente metió el torso completo para encontrase con aquel manchón azul. Creyó haber dicho que limpiaran su habitación. Inútilmente,  pasó un trapo húmedo, y no hiso más que extender la mancha. Utilizó un extraño producto removedor, pero no sirvió. Luego, intentó con un poco de cera, lo que dejó aún más pringoso el suelo. Corrió la cama para enfrentarse cara a cara con la mancha. Aquella mancha azul ballena, azul petróleo, o azul ballena manchada con petróleo.

Crecía cada vez más, ya sobrepasaba la mesita de luz y temía que llegase hasta el placar. Para aquel momento los zapatos ya ni le importaban.
Estaba armada de escobas, trapos, esponjas y quita manchas, sus pelos revueltos denotaban cierta exaltación.
Al revisar sus talones notó que las plantas de sus pies se habían impregnado del color. Las líneas y los pliegues resaltaban, podía  ver como las huellas de los pies quedaban estampadas en el suelo, y como esto favorecía a la mancha a abarcar más espacio.
Un estúpido temor a  ensuciarse las ropas la llevó a desnudarse por completo.
El azul prevalecía por sobre cualquier tono, aquel color infinito, donde en su profundidad se puede llegar a perder todo.
Ahora no sólo marcaba el suelo sino también su cuerpo.
Erguida, con sus pies hundidos en el color, se  manchó su mirada.



La Flor Perro.

¡De Berisso hacia el puto mundo!

 Pero ahora la batuta la lleva Berisso. La mueve, la cruza hacia la polifacética jugadora Arena, se mete rauda rajando entre los defensores que no saben qué hacer frente a tanta vapuleada rival, están atónitos, se incorporan los delanteros al área, está solo el 7, está solo el 7 y se lo grita a viva voz, se escucha desde la cabina Jorge!, y no se puede creer esta situación de gol que no termina nunca, miren ustedes a las hinchadas que parecen pegarse al alambrado deforme y sudoroso, miles de almas formando una sóla bola amorfa de amor y de ilusiones, porque nadie se irá de aquí sin haber dicho, sin haber pensado, No se si le rogaré a Dios por esta nueva jugada de mi vida, porque algunos le escupen y otros por él entregan su existencia, Le pido al cielo y a la tierra que me acompañen en el sentimiento, que no me dejen solo en este ataque, que puedo perder y hundirme en el cataclismo, puedo llorar y ocultar mi rostro en las manos, de nuevo puedo sentirme un niño indefenso y rogarle a las nubes que imiten formas de animales, de conejos, dragones, gallaretas, ¡Yo te pido que el gol resucite a los muertos!, que mis lágrimas abonen el verde césped y persista noble en los pisoteos de las generaciones, aún cuando ya no estemos, aún cuando nuestros dibujos y canciones ya se hayan olvidado.


 En este caso tengo el gusto de mostrarles una serie de dibujos que me envió con generosidad mi nueva amiga del arte libre, proveniente de Berisso. Se llama Arena.

Ella es parte de la futura CIMARRON Nº4 ya que protagonizará la sección "Entrevista Cimarronera: Una humilde expedición en busca del artista platense". A nadie le importa pero hago la reseña igual: esta sección fue inventada en la número 3, gracias a la cual pudimos conocer a Laura Boassa, una artista plástica muy interesante. La pueden conocer bajándose el pdf del pasquín versión 3.


Les dejo éstos. A ver si aparecen más... Salud, éxitos y paz! Gracias Arena!


















dos mujeres excitantes en el defensa


Segura

La tenía palpable en mi lengua, vibran
las pieles, sudan los recovecos.
Faisán del canto y así la manada de requerimientos,
Han estado tan mal, hoy tienen qué ponerse,

tal vez otro rostro
u otras ideas manuales.

A la chica anti garage




Curtini flower

Qué buenas piernas que tenés, los años duermen y te conozco de nombre, y te seguís paseando;
y mis ideas permanecen básicas, estática tontería y al repetir, qué buen culo, me siento animal.
Pero lográs hacerme sentir superior, eso es peor, el alcohol supera luego la mar,
porque me enferma sus mundos, no podemos compartir espacios, quiero aceptarlo y lo logro:
¡qué basura de prototipo, joven gil! ¿Dónde habrá quedado el idealismo y los imposibles a morfina?
Sin embargo sin embargo sin embargo, pierdo las batallas y la guerra la gané, sin sentido me dan trofeos,
sin ser libre he logrado mantener intacta la mirada y he visto tu piel tan cuidada. De industria
manufacturera, estado interventor, la ISI, Perón.


Vamos a filmar cuatro segundos de anarquía, cinco de moderación, cuatro mil diez de conservaduría
y la altanera capacidad de cagarse en todo, y qué buen culo, me siento un animal.
Pero resulta que son la terminal de siempre, una cascada metálica, monedas de yute, artesanías de mentira;
ideas sin ideas, exclamaciones automatizadas, robotitos de juguete, muslos trabajados.
China, Corea, el océano.
Y me hace sentir enfermo, nadie es mejor que nadie, sólo que algunos prefieren escapar en bicicleta.
Y eso es lo que hago, pensando mientras en el misterio de tu mirada de cruz clavada,
No sé si pensarás en profundidad
Ángulo dimensional
O un carnavalito que nunca sudaste.
Sos un puto misterio, sabés? Cómo que sí? Debías balar el halo de tu incógnita!
Si ése es un juego perpetuo y el martini careta consuélame en mi búsqueda de verdad.
Ni para qué me gasto estos minutos madrugadas en tu efímera existencia...


Si cuando tenga 43, con suerte una pelada
un quiste, principio de cirrosis, jefe socarrón
una mina de plata, una inflamación
pastillas locas y la guerra astral.


Estaba en que no se si pensarás en profundidad
Nadie sabe qué pasa en tu pago
y a mí ya ni me interesa
Pero tus afirmaciones son catequesis del suicidio
Y todo lo hormonal, ya sabés, incide tanto en la emoción, y debés manejarlo
como todo buen fiat duna
de barrio











Una referencia


 En la noche se sintió solo, por eso puso el agua. Tenía frío y apoyaba sus manos en la manija de la pava, que recibía el calor de la hornalla encendida.
 Al finalizar el ritual y arrancar sus vueltas de cariño, invaluable amistad, sonreía hacia adentro sintiendo que su ánimo cambiaba. Una inmensa gratitud, como hacia El Malevo y el caronero fatal, acariciaba y se conmovía. De pronto su hogar era un desperdicio de historias, pero sus manos compartían ya la soledad.
 Porque cantaba versos que no lo convencían, y era la tibieza un cólico del tiempo pasado, toda una vida en transcurso.

 Mi punto máximo de inspiración surge a la madrugada, comentó en una oportunidad del habla. Dijo ser un dragón planetario con coloridas plumas, alegó ser pavo, fuego y nacimiento, y creyó en ese entonces comprender tan complejo sentido. Aún así, su esencia lo volvía temeroso y cauto. Encontraba en elementos como el agua, natural descubrimiento, sus revelaciones pequeñas.

 Sabía guardar silencio en el aire. Callaba y repetía la costumbre en actitud mañosa, revolviendo en lo que parece un castigo el contenido de la calabaza. Pero no la lastimaba, no buscaba el daño. Buscaba la vida, la renovación. La faja se ajusta tierna, pero presiona, hace sentir su presencia.

 Muchos confundimos esta idea, la de sentir insolvente una acción necesaria. Los movimientos son dignos porque existen, no precisan ya otro argumento. Dejan modelarse a gusto y condición, los objetos que nos rodean y crean más vida, adquieren gustos y sentimientos.

 Ya no estaba ni se sentía solo, por eso cambió la yerba. Era bastante pensativo. Se amaba y eso lo ayudaba a sobrescribir penas.

Mi madre

Nos dio con toda el alma, como el árbol da ramos
y como el nido, pájaros, y ahora, sin querer,
llora cuando nos tiene, llora cuando nos vamos
y llora de alegría cuando nos ve volver.

José Pedroni

(Compartido gentilmente por un recopilador anónimo,
paseante del subte capitalino)
Fue sólo porque yo salí a andar a por cigarrillos y a deshoras, y con todos los quioscos cerrados tuve que agarrar calle principal arriba y ahí apareciste.

La primera vez que te vi ya sabía que no tenía que acercarme. La segunda nos cruzamos ambos secundados por par secuaces y era de saludar y quedarse a conversar, y porque además se preguntó por mí, pero no me quedé porque me cerraban la lavandería… y porque además conozco el comportamiento de mi gente cuando pinta apareamiento.

Pero al poco rato tuviste que volver a aparecer y ofrecerme esos cigarrillos que me faltaban, que tampoco tenías pero que los conseguías. Y me preguntas que para dónde voy o para dónde vamos y nos metemos a la peña y nos bailamos todo. Y que te acompañe al baño y recién empezando me sales con que no, con que ya no, con que no te sientes bien, con que cuando me viste pensabas que sí pero no y con que mejor te vas. Y te vas nomás. Y yo que ni me había acercado ni empecé el jueguito y sólo metí ¿porque era casi todo seguirte nomás por qué tengo que quedar como dos de queso? ¿Y lo hablado y lo bailado?

Y no puedo dormir. Y no tengo cigarrillos.

Pajazos molestos.





por los Criollan Brothers, colegas delirados, de aquí en más

Cimarrón #7

Don José en Cimarrón